La Cafetería “Vagamundo Café y Waffles” se inicio con la visión de poder darles a nuestros jóvenes una experiencia laboral positiva y un ingreso económico cuando llegan a la edad adulta. No es fácil cumplir los 18 años, mudarse, encontrar un empleo, sintiéndose tal vez desprotegidos y sin preparación. Queríamos algo mejor para los jóvenes que están bajo nuestro cuidado.

También soñábamos con ofrecer un lugar para realizar estudios bíblicos y sostener discusiones espirituales y filosóficas más profundas con nuestros amigos de la comunidad. Una cafeteria era una buena opción, así que después de orar fervientemente, bastantes conversaciones y planificación ¡decidimos abrirla!

 

Encontramos un local en el pueblo donde antiguamente funcionaba una pescadería, parecía el lugar perfecto para nuestra cafetería. No había sido usado en años y necesitaba muchas reparaciones, a pesar de eso el precio que nos pedían era razonable. Consideramos las habilidades de todos en la familia y decidimos hacer todos los arreglos nosotros mismos, desde la electricidad, albañilería, carpintería, soldadura, hasta jardinería y mucho más. ¡Tras un par de meses de arduo trabajo ya estábamos funcionando!

 

Desde nuestra apertura en 2016, hemos estado dedicados, no solo a ofrecer un café excepcional, un gran servicio y deliciosas waffles, sino también a apoyar a las pequeñas empresas locales y artistas al brindarles un espacio para que exhiban sus productos y talentos.

Esperamos y oramos para que en Vagamundo sigamos siendo una luz para el pequeño pueblo de Cabarete. Por favor oren por nosotros para que podamos tener conversaciones significativas con la gente que Dios trae a la cafetería.

 

 

 

 

Angel: La cocina es mi parte favorita de trabajar en Vagamundo. He aprendido muchas habilidades y me encanta preparar la masa para las waffles, la salsa holandesa y los batidos en tazón. ¡Descubrí que me encanta cocinar! El tiempo que estuve en la Escuela de la Navegación por la Vida me preparó para mi trabajo en Vagamundo. Allí aprendí a ser responsable, a tomar buenas decisiones y la importancia de una buena ética laboral. No sé lo que me depara el futuro, pero estoy aprendiendo mucho mientras trabajo en la cafetería.

 

 

 

Johan: Después de terminar el curso en la Escuela de la Navegación por la Vida, participé en laremodelación del local para la cafetería. Ayudé con la electricidad, plomería y en la fabricación de todos los muebles. He trabajado en Vagamundo desde que se abrió. El trabajar aquí me ha enseñado a ser más atento y a hacerlo con alegría. Me encanta cómo todos trabajamos bien en equipo y poder aprender cosas diferentes. Me gusta mucho mi trabajo y espero que algún día pueda tener mi propia familia unificada, donde aprendamos y crezcamos juntos tal como lo hacemos en Vagamundo.

 

 

 

Christian: Es increíble ver como nuestros muchachos han sido flexibles y dedicados todo el tiempo. Pronto me di cuenta de que ya no son los muchachos a los que les enseñaba en la escuela, son hombres que trabajan conmigo. Eso fue un logro muy alentador para mí.

 

 

 

Manténgase al día con las últimas noticias de Vagamundo en Facebook e Instagram.